Bienes de consumo

Estadísticas y datos sobre el sector de los bienes de consumo

Los bienes económicos son los productos que entran en juego dentro de un mercado, los cuales pueden ser clasificados de diferentes formas atendiendo a sus características. Según su función dentro del proceso productivo, puede hablarse de bienes de capital y bienes de consumo. Por un lado, los bienes de capital se definen en términos generales como los equipos o inmuebles utilizados por las empresas para producir y vender sus bienes o servicios, como por ejemplo, maquinaria o infraestructuras. Por otro lado, los bienes de consumo son aquellas mercancías generadas para satisfacer directamente la necesidad del consumidor. Estos constituyen lo opuesto a los bienes de capital, ya que no se utilizan para producir otros bienes o servicios.


En cuanto a los bienes de consumo, estos pueden subdividirse a su vez en bienes duraderos y bienes perecederos. Los bienes duraderos o Slow Moving Consumer Goods (SMCG) se caracterizan por tener una larga vida útil (automóviles, electrodomésticos o maquinaria). Los bienes perecederos o Fast Moving Consumer Goods (FMCG), sin embargo, tiene un ciclo de rotación mucho más acelerado. Debido a esto, las empresas pertenecientes a la industria de bienes perecederos disfrutan de un ciclo económico rápido, lo que les conduce también a estar en constante evolución. Empresas como Coca-Cola, L’Oreal o Malboro son ejemplos claros de compañías que invierten mucho dinero en el desarrollo de nuevos productos para intentar adaptarse rápidamente a las tendencias del mercado.

Íntimamente ligada a esta división, cabe establecer también una diferenciación entre los bienes de consumo comestibles y no comestibles. Los productos comestibles son producidos en muchos casos de forma masiva y rápida con el objetivo de ser comercializados en una época o campaña determinada, como por ejemplo los helados veraniegos o los dulces navideños. Mientras, los bienes de consumo no comestibles satisfacen gran parte de las necesidades básicas de los seres humanos, como por ejemplo los productos de higiene personal.

En el caso de España, uno de los sectores de bienes de consumo comestibles y perecederos más importantes es la industria del vino. Esto explica que el número de empresas dedicadas a la producción de vino se haya mantenido por encima de las 3.000 en los últimos años.

Dentro del sector de los bienes no comestibles, España pisa fuerte en el mercado de la moda. Así lo demuestran las cifras del grupo textil Inditex, que facturó más de 850 millones de euros en el tercer trimestre de 2015. El grupo, además, situó tres de sus firmas en el ranking de las cinco marcas de moda españolas más valiosas. Hoy en día, esta empresa española ha dado un salto internacional, alcanzando en 2014 la vertiginosa cifra de 6.600 tiendas repartidas por todo el mundo.

Asimismo, en este sector debe destacarse la importancia del equipamiento del hogar, el cual se enfoca en el bricolaje ─también conocido como DIY (“Do it Yourself”) por sus siglas en inglés─. Una de las empresas minoristas líder en la mejora del hogar es la empresa estadounidense Home Depot, que generó un ingreso neto de cerca de 74.000 millones de euros en 2014.

Con el fin de ofrecer una visión pormenorizada y actualizada del sector, Statista pone a su diposición en su plataforma los datos y las estadísticas más recientes sobre los bienes de consumo. Esto incluye cifras clave sobre facturación, producción, consumo, gasto per cápita o empresas líderes del mercado, entre otros aspectos.

Ver más

¿Tiene alguna otra duda?

Contacte con nosotros. Estaremos encantados de atenderle.