El turismo en Barcelona - Datos estadísticos

Antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de 1992, no todo el mundo habría pensado que Barcelona llegaría a convertirse en uno de los destinos turísticos más importantes del mundo. Aquellos 16 días de competición remodelaron la Ciudad Condal y la situaron en el mapa para millones de personas de los cinco continentes. Los Juegos fueron, sin duda, un gran escaparate para la capital catalana, cuyos innumerables atractivos la han colocado 25 años después en el decimosegundo puesto de la lista de ciudades del mundo más visitadas por turistas internacionales ─cuarta en Europa─ y en el sexto en cuanto al gasto realizado por estos.

Situada a orillas del Mediterráneo, Barcelona podría parecer a priori un destino principalmente de sol y playa. Sin embargo, su imponente patrimonio arquitectónico, personificado en la figura de Antoni Gaudí, y su oferta cultural y de ocio hacen de la ciudad más poblada de Cataluña un imán para todo tipo de turistas. No en vano, la Sagrada Familia y el Parque Güell fueron las dos atracciones turísticas más visitadas de la ciudad. La Pedrera y la Casa Batlló, también obras del afamado arquitecto catalán, ocuparon la séptima y la octava posición respectivamente. Además, museos como el del FC Barcelona o el dedicado a Picasso y otras opciones para toda la familia como el zoológico o el acuario consiguieron entrar en la lista de las 10 más populares.

Para hacer frente a tal afluencia de visitantes, la ciudad cuenta con una diversa oferta reglada de alojamientos turísticos. Los hoteles y, desde hace algunos años, las denominadas "viviendas de uso turístico" son los que ofrecen el mayor número de plazas. Solo en los primeros se alojaron en 2016 más de nueve millones de turistas, lo que elevó el grado de ocupación hotelera por encima del 75%. En el caso de las viviendas, el grado de ocupación se quedó muy cerca de ese porcentaje. Sin embargo, la proliferación de plataformas online en las que cualquier persona puede ofrecer incluso una habitación como alojamiento turístico, en ocasiones incluso sin los permisos correspondientes, complica mucho más el seguimiento. Esto ha generado malestar entre los profesionales del sector, la Administración e incluso los vecinos, para los que, según una encuesta encargada por el Ayuntamiento de Barcelona, la masificación del turismo es ya el segundo mayor problema en la ciudad.

Aunque a diferentes sectores de la sociedad les siga pareciendo una medida insuficiente, desde el último trimestre de 2012 la Generalitat de Catalunya se encarga de recaudar el impuesto sobre las estancias en establecimientos turísticos. La popularmente conocida como "tasa turística" busca compensar la presión a la que se ve sometida la población local reinvirtiendo lo recaudado en proyectos que persiguen la sostenibilidad de las ciudades como destinos turísticos. En 2016, solo en Barcelona, la recaudación ascendió a 24 millones de euros, de los cuales la normativa otorga a la ciudad el 50%. Si todas las partes ponen de su parte, Barcelona debería conseguir ser un espacio de convivencia entre habitantes y visitantes, los cuales no dejan de ser una fuente de riqueza vital para el continuo desarrollo de la ciudad.

Más información

El turismo en Barcelona - Estadísticas importantes

El tema al completo en un solo dossier

El turismo en Barcelona
  • Elaborado por nuestro equipo editorial
  • Descarga en PPT/PDF
  • Acceso inmediato
  • Desde 250 €

El tema al completo en un solo dossier

El turismo en Barcelona
  • Elaborado por nuestro equipo editorial
  • Descarga en PPT/PDF
  • Acceso inmediato
  • Desde 250 €

Otras estadísticas recomendadas

Más temas interesantes sobre «Destinos»

Más temas interesantes sobre «Destinos»

Acerca de Statista

Descubra cómo Statista puede ser útil para su empresa.

Concertar webinar
News
News