Estadísticas y datos de mercado acerca del comercio electrónico (e-commerce).

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) juegan actualmente un papel fundamental en la sociedad a nivel global. Su impacto no solo ha cambiado la forma de interactuar entre las personas, sino que también ha supuesto una revolución para el sector empresarial.

Una de las actividades económicas más afectada por el florecimiento de las TIC ha sido el comercio, que ha tenido que adaptarse a las nuevas necesidades y exigencias de los consumidores. De este modo, surge un nuevo concepto a escala mundial: el comercio electrónico, también conocido como e-commerce, comercio digital o comercio online. Esta innovadora forma de comercio, consiste en la compra y venta de productos o servicios a través de Internet. Su desarrollo ha sido tal, que en 2014 el porcentaje de internautas que realizaron compras online en España superó el 60% y solo el volumen de facturación del sector B2C rebasó los 16 millones de euros.

En la actualidad se pueden distinguir cinco grandes ramas del comercio electrónico —B2B, B2C, C2C, B2E, y G2C— siendo las tres primeras las más frecuentes y por tanto, las que más ingresos generan en España.

A diferencia del sector B2B (business-to-business), en el que las transacciones comerciales se llevan a cabo únicamente entre empresas que operan en Internet, en el comercio B2C (business-to-consumer) las empresas o tiendas virtuales interactúan con los consumidores finales privados, a quienes venden sus productos o servicios. Por su parte, el sector C2C (consumer to consumer) se caracteriza por que las operaciones comerciales se realizan de consumidor a consumidor.

Hasta hace algunos años el B2E (business to employee) y el G2C (goverment to consumer) eran englobados dentro de estas tres primeras categorías, pero dado que los agentes participantes en las transacciones y las relaciones establecidas van más allá del simple vínculo empresa-consumidor, cada vez son más los expertos que abogan por considerarlos como categorías independientes.

Si bien los dos elementos principales, vendedor y comprador, han sido ya presentados, nada podría llevarse a cabo sin una plataforma tecnológica de conexión entre ambos actores. Ebay, Amazon, Zalando o Trivago son sólo algunos ejemplos de empresas que han sabido hacer del comercio electrónico su principal fuente de negocio.

Con el ánimo de incrementar el gasto medio del consumidor, los portales y tiendas de compra online se han concentrado en mejorar la experiencia y el alcance de sus plataformas, que a día de hoy son accesibles desde diferentes tipos de dispositivos online.

Los pagos digitales están también muy conectados con el comercio electrónico. El creciente desarrollo de los pagos a través de Internet y, especialmente, de dispositivos móviles está cambiando la figura del comercio mundial. De entre las diversas formas de pago virtual existentes, la red Paypal es el método preferido para un comprador online, cada vez más preocupado por la seguridad y confidencialidad de sus datos en la red. De hecho, más de un 70% de los compradores online utilizaron Paypal en 2015 y el volumen de ingresos netos de la compañía fue de aproximadamente 1.228 millones de dólares.

Pero si Paypal desea conservar su posición de liderazgo, deberá competir con las nuevas alternativas que vienen pisando fuerte, tales como las compras a través de redes sociales o el fenómeno Fintech.


Estadísticas recientes
Temas relevantes y estadísticas
La moda online en España estadísticas
La moda online en España estadísticas
La moda online en España
Amazon estadísticas
Amazon estadísticas
Amazon
El comprador online en España estadísticas
El comprador online en España estadísticas
El comprador online en España
Gráfico del día más reciente
Infografía - Amazon paga de su bolsillo gran parte de los envíos Todas las infografías sobre este tema
Lista de sectores
Statista: estudios de mercado e informes
Más estudios de mercado e informes